LO SE, LO SABES, LO SABEMOS

Necesito hacer un paréntesis en el trabajo de familia que realizo para la facultad para escribir lo que siento y dedicarte esta entrada.  Parte de ella la sabes porque te la he contado de viva voz…
Ayer cuando volví a la biblioteca y me pude empezar a concentrar, que me costó un poco, lo reconozco, me di cuenta de lo afortunada que era y lo injusto que es que yo diga que estoy medio bien. Ver cómo con 42 años puedo tener el privilegio de seguir estudiando, de poder dedicarme profesionalmente a lo que tanto me apasiona es una gran suerte. Tener mi casa ya pagada, una hija maravillosa que por fin va encauzándose…y tantísima gente que me quiere y me lo demuestra, tantos y tan buenos amigos, mis perros, el deporte que me aísla de todo mal y me hace crecer como persona…no todo el mundo puede decir lo mismo.

 

Y estás tú…

Gracias por formar parte de mi vida, porque hoy sabemos los dos que esa conexión va a estar ahí siempre y hemos evolucionado pero no podemos alejarnos…

Necesito agradecerte a ti, que me has hecho reír, llorar, vibrar, sentir…que juntos hemos crecido como personas, que hemos cantado en un poyete nuestras canciones, en el coche mientras viajabamos…

Me has hecho recordar esas noches hasta las tantas frente a la chimenea, charlando simplemente con una​ taza de té…ese viaje tan tan especial participando juntos en esa carrera infinita por tierra volcánica… Recuerdo cómo me buscabas y cómo sin que te dieras cuenta me alejé para que la disfrutaras a tu ritmo.

 

O ese último medio maratón… que sabías que estaba malita y no te separaste de mi ni un momento, y me felicitaste al final a pesar de haber hecho el peor tiempo de mi historia, simplemente  por no haber tirado la toalla.

 

Juntos hemos entrenado, corriendo, en bici, nadando…y me hacías disfrutar viéndote porque siempre lo dabas todo. Me has hecho acordarme de esa competición en la piscina de Lanzarote, que no pude terminar porque me hiciste llorar de risa. Esa comida tan especial en el viajero, mientras el mar pasaba por debajo nuestra…esa siesta de después en la playa. Cómo me esperabas mientras yo nadaba un poco…ese estrés al ir a recoger los dorsales…esa primera ruta juntos en bici después de la carrera…

 

Recuerdo cómo me llamaste al tiempo mientras trabajabas solo para preguntarme :-“¿A que no sabes qué modelo de coche me han dado en la empresa de renting??” Respuesta fácil.

 

Cómo no acordarme también de esas noches de guitarreo y cante tan nuestras. Preciosas esas tardes de verano, esas rutas a caballo, esa Nochevieja tan especial junto a tu familia, cantando mientras tú tocabas…ese sentirme tan acogida y arropada no sólo por ti, sino por toda tu gente…

Incluso viniste un día con tu madre a subirnos churros a mi Carmela y a mi solo porque te comenté que mi hija tenía otitis.

Hemos vivido de todo, incluso cosas que nos han sobrepasado, pero que nos han hecho evolucionar hasta la relación que tenemos ahora. Y hoy sabemos los dos que siempre, siempre, siempre tendremos un hueco especial en el corazón del otro, “pídeme cualquier deseo, poco te puedo ofrecer”.

Sé que siempre, pase lo que pase, estarás ahí. Aunque nos cabreemos y nos haya dolido la actitud del otro, siempre será así. Y yo estaré también, hoy y siempre.

Lo hemos hablado mucho, no sabemos qué extraña conexión existe entre los dos, pero haberla, hayla…

Porque a nuestra edad ya sabemos lo difícil que es encontrar una persona tan parecida a nosotros mismos, con los mismos gustos, al que le basta una mirada para entender lo que le pasa al otro a la perfección y que nos haya hecho sentir cosas que creíamos olvidadas.

Me alegra que nuestra relación haya evolucionado hasta el punto en el que estamos ahora, porque si no, nos hubiéramos matado.

Y ya lo sabes…

Te quiero y admiro profundamente. Lo sé, lo sabes…lo sabemos

P. D.: Si le pones Bolleré olvídate de él, ya sabes que algo mío es, aunque te dejaré montarlo (Fdo. la gotita de agua)

María José López Romero

Estudié Magisterio (Educación Especial) y hace tiempo que me dedico a las Terapias Asistidas con Perros y al entrenamiento de perros de asistencia, pero una persona no es sólo su profesión. Además soy madre, estudiante de inglés, amante del deporte, de una buena conversación, de un buen libro, de las fiestas con los amigos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *