Mi incursión en la moda

Esta entrada va dedicada a mi amiga Teresa. No pongo el apellido porque no sé si a ella le apetecerá salir en un sitio público, siendo como es, muchísimo más discreta que yo. A pesar de vivir a más de 500 kilómetros de distancia desde hace casi ocho años, me llama todas las semanas y nos ponemos al día de nuestras cosas. No hay vez que no vaya a Madrid y me escape un rato a verla porque la adoro.

El caso es que yo la tenía por muchas cosas, pero no por una apasionada de la moda. Hace algo menos de un mes me empezó a comentar que se sentía muy bien después de haber recuperado su figura tras el segundo parto y que quería empezar a vestir como persona, no como la eterna mamá que se descuida. Yo lo celebré mucho, pero no me imaginaba su decisión también me iba a remover a mi. Me animó a que nos enviaramos fotos de nuestros modelos y eso me servía también para no ir con la misma vestimenta perruna con la que siempre me veía. Me descargué en el movil Chicisismo y de repente me vi todos los días pidiendole a mi hija que me hiciera una foto de mi indumentaria para enviarsela a ella…

Como dice mi madre (y más gente) no tengo medida, o Don Juan o Juanillo y me he creado incluso una colección en Google+ con las fotos

12782548_10208729005124092_405578344_n

 

María José López Romero

Estudié Magisterio (Educación Especial) y hace tiempo que me dedico a las Terapias Asistidas con Perros y al entrenamiento de perros de asistencia, pero una persona no es sólo su profesión. Además soy madre, estudiante de inglés, amante del deporte, de una buena conversación, de un buen libro, de las fiestas con los amigos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *