mayo 17, 2022
Sígueme
Vive tu vida, no te arrepientas de nada

Vive tu vida, no te arrepientas de nada

4 Tips para salir de tu Zona de Confort

 
 “Una vida aprovechada cometiendo errores no es sólo más honorable, sino que incluso más útil que vivirla haciendo nada“
  George Bernard Shaw
 








Esta semana estoy realizando una formación para cuidadoras de personas dependientes y buscando información me encuentro con el Blog de Bronnie  Ware, enfermera de una planta de enfermos terminales. Realizo una lectura rápida de sus artículos y hay uno que me hace parar en seco 😱  “Arrepentimiento de los moribundos”.
 
La enfermera,  después de ver morir a personas toda su vida, hizo una lista de los 5 arrepentimientos más comunes a la hora de morir y son:
  ➨ Desearía haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí  misma, no la vida que otros esperaban de mí.
   ➨ Desearía no haber trabajado tan duro.
   ➨ Desearía haber tenido el coraje de expresar mis sentimientos.
   ➨ Ojalá hubiera estado en contacto con mis amigos.
   ➨ Ojalá me hubiese dado permiso para ser más feliz.
 
Y os preguntaréis ¿Y qué tiene que ver esto con el empleo? 
Pues mucho.
 
Veréis, mientras lo estaba leyendo, venía a mi mente participantes que habían asistido a los «Talleres de empleabilidad y desarrollo personal» o que había atendido como orientadora, algun@s muy jóvenes, y que me habían expresado algo parecido:
  • Dejaban de hacer cosas, por le el miedo al qué dirán y a lo nuevo.
  • Comparaban sus vidas con la de hace algunos años y se daban cuenta que seguían igual o con pocos cambios. 
  • Y, siendo tan jóvenes, continuaban con frases muy del pasado  “más vale malo conocido que bueno por conocer”.
Cuando lo verbalizan, toman conciencia de ello y los miro, da pena, sus caras transmiten rabia, miedo, tristeza…. frustración. 😞

 

Cambia de pensamientos, 
mira tus creencias que te limitan el cambio.
 
Esperas que cuando todo esté perfecto, vas a cambiar y hacer lo que te propones…»cuando haya más oportunidades de empleo, cuando mi madre  no me necesite, cuando la crisis termine, cuando no hayas “enchufes”, cuando…»
No va a existir el momento perfecto para que hagas realidad tus deseos, objetivos, sueños…. 
EL MOMENTO PERFECTO ES AHORA

Moverte y cambiar va a provocar miedo al qué dirán, al fracaso, a realizar aquello que te cuesta trabajo, a tomar el control de tu vida,  a no estar a la altura de otros compañeros,…. en definitiva, a salir de tu zona de confort.
Pero, ¿qué es eso de la zona de confort?? 
Suena a estar bien cómodo en el  sofá de tu casa, eh?? 
 

Pues, yo diría que algo parecido, es estar cómod@ a cómo pasan los días de tu vida, con tu familia, amigos, estudios, trabajo, desempleo o, incluso, no hacer nada. 

Para Javier Iriondo  la ZONA DE CONFORT es  “un estado mental que nos mantiene prisioneros de la misma rutina diaria y nos convierte en víctima de los mismos hábitos. En ese lugar acabamos haciendo siempre lo mismo, sin arriesgarnos a probar nada nuevo, viviendo en la seguridad de lo conocido por aburrido que pueda llegar a ser”.

 

Estás cómodo, pero, como yo les digo a los chic@s jóvenes, la vida pasa muy rápido y ¿sabes cuándo te das cuenta de ello? Cuando tienes una cierta edad y te preguntas 

¿Estoy haciendo en mi vida lo que me gusta, apasiona, me llena?
 ¿Soy feliz con lo que hago? 
¿Soy coherente con lo que pienso, digo y hago??? 
 

Estas preguntas llegan algún día, cuando miras hacia el futuro y tu cuerpo y tu mente te dicen que, o te pones en movimiento para poner en marcha tu pasión, hacer lo que te gusta, o seguirás en modo automático y “te arrepentirás”.

Si ésta es tu situación, estás en tu zona de confort y, si no intentas salir de ella, no vas a progresar (estás atascado).

Trabajar la empleabilidad y seguir en tu zona de confort son dos conceptos que se contraponen. Como formadora, no puedo hablar de habilidades, competencias, CV, marca personal, sin hacer una pregunta inicial

¿Tú dónde quieres estar dentro de un año?
 
Pero, esto qué tiene que ver con mejorar mi búsqueda de empleo??


Pues mucho, ya que si dentro de una año te ves con el puesto de trabajo soñado, tendrás que realizar cambios en este momento, ya.
No basta con conocer cuáles son las competencias más demandadas por el mercado laboral (que hay que conocer y trabajarlas), los CV más creativos (que tendrás que elaborar), tu marca persona (que tendrás que conocer para venderte) y, así, con todos los aspectos relacionados con la empleabilidad. 


Tendrás que realizar cambios y salir de tu zona de confort

 

Pero ¿Cómo se sale? Me preguntarás
 
¿qué debo hacer para salir de esta rutina que me mantiene seguro, pero que me está haciendo no VIVIR intensamente? 🙋🙋
 
 
Pues aquí tienes 4 SENCILLOS PASOS para empezar:

1. Enfréntate al cambio, aunque te de miedo
Que sepas que a tod@s nos da miedo lo desconocido, lo nuevo, lo que cuesta trabajo. A la pregunta inevitable ¿y si me sale mal? dale la vuelta ¿Y si me sale bien? 

Ah¡¡¡¡ Y si te equivocas, no pasa nada, aprende de los errores y vuelve a intentarlo.
 
– Uno de mis miedos era hablar en público y, para vencerlo, comencé a asistir a cursos prácticos de grupo reducido para obligarme a practicar.

2. Cambia tu rutina
Vamos con el piloto automático puesto y, sin darnos cuenta, realizamos las mismas tareas todos los días (somos animales de costumbres). 


– Para ello, planifica tu día la noche antes con una actividad nueva que te lleve al cambioPor ejemplo, busca información de Centros de Orientación que te ayuden en tu búsqueda de empleo y pide cita. Te pondrás en acción!!!!

3. Deja de poner excusas
Si quieres tomas el control de tu vida, comienza a escribir las excusas que te frenan tu cambio y te refuerzan tu momento de confort. 

Que sepas que las excusas se “ven” de lejos y dejan entrever tus miedos al cambio.
 

Por ejemplo, una de las excusas que ponen los participantes en talleres es el cuidado de: hermanos, padres, abuelos, hijos… 
Toma una agenda y señala lo que vas a hacer durante el día. 

– Conoce bien cuáles son tus responsabilidades, y asúmelas, conoce las responsabilidades de los demás, y delégalas.
Así sabrás qué tienes que hacer durante el día y el tiempo que real para tu búsqueda de empleo. 

4. Conoce gente nueva. 
Es una de los hábitos que más cuesta, ya que nuestro grupo de amigos, con los que “conectamos”, hablan en la misma línea que nosotros y nos sentimos a gusto.

Pero si hemos decidido cambiar, es porque tenemos objetivos diferentes.

– Por ejemplo, infórmate y apúntate a cursos del área que te guste (comercio, logística, atención a personas…) y conocerás a personas con inquietudes, objetivos, dificultades,… como las tuyas que te podrán ayudar, motivar, acompañar.
También puedes buscar un voluntariado que te permita realizar lo que te gusta y conocer personas diferentes.

Bueno, por ahora, te dejo estos cuatro pasos para que des un cambio de rumbo a tu vida y comiences a VIVIRLA.
 
  1. Enfréntate al cambio, aunque te de miedo. 
  2. Cambia tu rutina. 
  3. Deja de poner excusas. 
  4. Conoce gente nueva. 

 

Es tu momento y no esperes al final de tu vida para arrepentirte de nada. 
Empieza hoy a tomar el control de TU VIDA!!!!
 
 

Foto: Pixabay

Únete a los comentarios

Please note

This is a widgetized sidebar area and you can place any widget here, as you would with the classic WordPress sidebar.